El arte en la pintura

b) Edad antigua.-

La pintura en Grecia.- La mayor parte de lo que conocemos de la pintura de la antigua Grecia se debe a los historiadores, ya que no se han encontrado vestigios de las obras de sus destacados pintores, como Apeles, Zeuxis, o Parrasio, considerados desde siempre como los artistas por excelencia. Lo que mejor se ha conservado y llegado hasta nuestros días son decoraciones de ánforas, platos, elegantes vasijas y algunos mosaicos.

Antes de la formación del arte griego existió un arte llamado prehelénico, de los cuales se conservan algunas pruebas en las ruinas de edificios de la época, en lo que se representaban paisajes, acciones de guerra y/o ceremonias con escenas cotidianas, con figuras poco definidas; pero que muestran expresiones muy dinámicas.

Se distinguen tres épocas en el arte griego. La primera que llega hasta el siglo V a.C. recibió las influencias asirias y egipcias. La segunda entre el siglo V el IV a.C. donde se aprecia la aparición del claroscuro. Los elementos de este periodo se realizan sobre fondo negro, y la última etapa que abarca desde el siglo IV a.C. hasta la conquista por los romanos, donde el arte de Grecia si situó en lo más alto de arte pictórico de la mano de Apeles, cuyos cuadros representaban la grandiosidad y proezas de Alejandro Magno.

El mayor aporte de los pintores griegos al mundo de la pintura fue el descubrimiento del volumen y el espacio. Eutímides y sus homólogos utilizan el bosquejo en los dibujos de las figuras para darles un aspecto tridimensional. Utilizaron diversos métodos para dar el aspecto de volumen, unos perfeccionando el perfil de los dibujos sin la utilización de coloraciones internas, otros aplicando sombras en el modelado y/o engrosando las líneas de los mismos.

Las superficies más comunes que emplearon para sus representaciones fueron las paredes y las tablas de maderas, superficies poco perdurables en el tiempo, lo que explica la falta de muestras. Las técnicas principalmente eran al fresco, el encausto y el temple.